Skip to Content

Al volante, cero alcohol y mucho menos con niños en el coche

Al volante, cero alcohol y mucho menos con niños en el coche

24/12/2019

Durante las fiestas navideñas es habitual que se sucedan comidas y cenas de empresa, encuentros con amigos y familiares… En muchos casos, se utiliza un vehículo para acudir a estos eventos, en cuyo caso, es importante tener en cuenta que consumir alcohol es un impedimento para ponerse al volante. Si además se viaja con niños, hay una responsabilidad añadida. La mejor tasa es la 0. 

Comes con los amigos y después vas a recoger a los niños al colegio o tienes una cena familiar y posteriormente tienes que coger el coche. Son dos situaciones muy comunes y diferentes pero que pueden tener un mismo factor de riesgo: el alcohol. En todos estos casos, viajas con niños. 

En primer lugar hay que incidir en que se vaya solo o acompañado, nunca se debe conducir bajo los efectos del alcohol pero mucho menos se debe hacer cuando la vida de los más pequeños está en nuestras manos. ¿El motivo? El alcohol merma la capacidad para conducir. 

Abordamos a continuación cómo afecta el alcohol al conductor:

-Se tiende a infravalorar cómo el alcohol ha afectado a la capacidad para conducir. El famoso ‘yo controlo’. 

-Se asumen mayores riesgos y el conductor es menor prudente, es decir, es más irresponsable.

-Hay una falsa seguridad en sí mismo y se sobrevalora la capacidad para conducir.

-Disminuye el sentido de la responsabilidad y la prudencia.

-Se comenten más infracciones y, por lo tanto, aumenta considerablemente la posibilidad de sufrir un siniestro de tráfico. 

-Se incrementan las conductas impulsivas y agresivas.

-Se perciben peor las luces y las señales. Se altera la capacidad ocular y el campo visual se reduce.

-Percepción errónea de las distancias y la velocidad.

-Aumento de las distracciones.

-Se altera la capacidad de concentración y la atención se focaliza en el centro del campo visual.

-Menor coordinación, disminución del rendimiento muscular y alteración del equilibrio.

-Lentitud en la toma de decisiones y erróneas. Aumento del tiempo de reacción.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top