Skip to Content

¿Cómo debe ser el casco perfecto para un niño cuando va en bicicleta?

¿Cómo debe ser el casco perfecto para un niño cuando va en bicicleta?

13/06/2018

El casco es uno de los sistemas de seguridad más importantes cuando los niños van en bicicleta, ya sea como pasajeros o como ciclistas. Saber cuál es el casco más idóneo y cómo debe quedar es una tarea que puede no resultar fácil. Ofrecemos a continuación una serie de recomendaciones para elegir el casco que mejor se adapte al menor.

Hemos abordado en diferentes ocasiones cómo deben viajar los más pequeños sobre dos ruedas y el casco es un elemento fundamental que no puede faltar en ningún caso, tanto si se circula por vía interurbana (especialmente) como si se va por vía urbana. En el caso de una colisión, o un simple incidente, un ciclista pierde el equilibrio y cae al suelo, y tiene cierta probabilidad de golpear con la cabeza contra el asfalto, un bordillo o un coche, por ejemplo. El uso del casco no garantiza la ausencia de lesiones, pero sí reduce en porcentajes elevados las probabilidades de sufrir lesiones graves.

Os ofrecemos una serie de recomendaciones a tener en cuenta para elegir el casco más adecuado y saber si está bien puesto:

1. El casco debe ser del tamaño correcto y acorde a la cabeza del menor. No se debe utilizar ni muy grande ni muy pequeño.

2. Debe ser un casco homologado. En Estados Unidos, el casco debe cumplir con los estándares de la Comisión de Seguridad de los Productos de los Consumidores (CPSC). En Europa deben contar con la homologación CE-EN 1078.

3. A la hora de elegir el más adecuado, hay que tener en cuenta que los colores llamativos o las franjas reflectantes contribuyen a una mejor visibilidad.

4. Debe estar en una posición nivelada. No debe irse ni para adelante ni para atrás. Tampoco para los lados. No puede interferir ni en el oído ni en la visión.

5. El casco no debe estar más de 2 dedos por encima de los ojos, es decir, debe haber dos dedos entre nuestros ojos y el casco, no más. Si el niño mira hacia arriba, deberá poder ver el borde inferior del casco. 

6. Las correas deben estar siempre abrochadas, evitando que se retuerzan y estén demasiado apretadas. Deben estar lo justo.

7. Las correas (laterales) deben hacer una ‘V’ debajo de las orejas. No puede taparlas. 

8. El niño debe abrir la boca lo máximo posible para comprobar que el casco está bien ajustado. El casco debe ‘agarrarse’ a la cabeza. Si se queda flojo, hay que apretarlo un poco más. 

9. No todos los cascos valen para todas las actividades. No vale el mismo casco para ir en ciclomotor que para ir en bicicleta. Hay que tener en cuenta que los niños siempre deben usar un casco para todas las actividades deportivas que se hagan sobre ruedas.

10. Después de una caída o un golpe, se recomienda cambiar el casco. Puede parecer que no está dañado y, sin embargo, su capacidad para absorber los golpes podría haberse visto afectada y ya no será capaz de protegerle adecuadamente.

11. Por último, hay que tener en cuenta que los niños tienden a imitar lo que hacen los adultos. Si observan que los mayores se pone el casco, él también lo hará. Haz que sea un hábito y que lo haga de forma automática siempre que utilice la bicicleta. 

Aquí te ofrecemos todas las claves para que los niños circulen seguros en bicicleta.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top