Skip to Content

¿Va tu hijo a un campamento de verano? Consejos para su correcto desplazamiento

¿Va tu hijo a un campamento de verano? Consejos para su correcto desplazamiento

18/06/2018

En pocos días terminará el curso escolar, y muchos niños ya se preparan para disfrutar de un verano de ocio y deporte en alguno de los diferentes campamentos de verano que se ofrecen en cada localidad. Sea cual sea el tipo de campamento al que acudan los niños, muchos de ellos cogerán el autobús para desplazarse hasta las instalaciones, por lo que merece la pena recoger aquí los consejos esenciales para un transporte seguro en estos vehículos.

El primer paso, siempre, es educar al niño para que sepa cómo se debe desplazar con seguridad. Por ello, es fundamental que los niños aprendan desde bien pequeños la importancia que tiene el cinturón de seguridad y el hecho de llevarlo siempre abrochado, así como mantener una buena postura en el asiento. 

En segundo lugar, si los campamentos ofrecen servicio de transporte deberíamos verificar que cumplen con unos mínimos sistemas de seguridad en los autobuses. El transporte en autobús a un campamento de verano se asimila al transporte escolar, y por tanto deberíamos exigir las mismas condiciones de seguridad para nuestros niños. Por un lado, tenemos las condiciones generales del autobús: que no tenga más de 16 años de uso, que disponga de suelo antideslizante, de plazas para personas con discapacidad y de cinturones de seguridad en todos los asientos (a ser posible, de tres puntos), así como de barras en las puertas para facilitar el acceso y la salida del vehículo.

Los cinturones de tres puntos son más seguros que los que solo disponen de banda abdominal, y además son idóneos para la utilización de sistemas de retención portátiles para autobuses. Las compañías de transporte no están obligadas a proporcionar asientos de este tipo, pero tampoco pueden negarse a su uso siempre y cuando dichos asientos elevadores se puedan instalar sin que supongan un problema de espacio.

Si la empresa organizadora del campamento dispone de un delegado de seguridad que viajará en el autobús junto a los niños, esto será un buen punto a favor. Hablamos de un delegado de seguridad que puede ser perfectamente un monitor que se asegure de que todos los niños viajan correctamente sujetos y con sus cinturones abrochados, y que esté presente en el momento en que suben o bajan del autocar. 

Para los niños más pequeños es muy aconsejable que puedan utilizar un sistema de retención infantil adecuado, dentro de lo posible. Eso sí, en el caso de los campamentos de verano es muy poco frecuente que haya niños menores de tres años inscritos (salvo que se trate de guarderías, y en esos casos el transporte lo suelen resolver los padres en sus coches). Los niños entre 5 y 11 años deberían ir siempre protegidos por cinturones de tres puntos y sentados en asientos elevadores, para una mayor seguridad. 

Para profundizar más en cuanto a las medidas de seguridad y procedimientos indicados en autobuses escolares o destinados a transportar niños podéis echar un vistazo a esta completa infografía elaborada para tal fin.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top