Skip to Content

En bici, reflectantes y luces pueden salvar la vida de tu hijo

Bici USA

Una bicicleta no es solo un juguete, es también un medio de transporte, y además bastante eficaz para las medias y cortas distancias dentro de la ciudad y de las urbanizaciones: es bastante rápido, su precio es asequible y cuesta poco de mantener, y a la vez nos permite hacer ejercicio.

Si tus hijos han aprendido a montar en bicicleta, más tarde o más temprano lo harán sin que estés tú delante para supervisar cómo lo hacen. Y cuando sean más grandes la usarán muy a menudo, incluso a diario para ir a clase o ver a los amigos. Es muy importante que desde pequeños les hayas enseñado a ser responsables y precavidos cuando la utilicen.

Siempre que se pueda hay que circular con la bicicleta por los carriles bici. Es la opción a priori más segura. Cuando no haya carril bici no queda otro remedio que circular por la calzada. Salvo que hablemos de niños pequeños acompañados por sus padres, los niños más grandes, adolescentes y adultos no pueden ir montados en la bici por la acera, es peligroso para los peatones y para el propio ciclista (puede caerse y, si está cerca de la calzada, sufrir incluso un atropello).

Por supuesto, cuando se circula con la bici por la calzada hay que respetar todas las normas de circulación, pues se considera un vehículo más, y al ciclista un conductor. Es fundamental respetar las prioridades en los cruces (cedas y stops), los pasos de peatones, los semáforos y las señales de “dirección” prohibida, así como que miren muy bien antes de realizar giros y que lo señalicen.

Recuerda a tus hijos que no utilicen el teléfono móvil mientras montan en bici. Puede parecer raro, pero lo hacen, y es una distracción peligrosa. Que no hablen por el teléfono y mucho menos que no escriban mensajes. Tampoco pueden ir escuchando música con unos auriculares, pues no oirán venir a otros vehículos, y también es peligroso.

Es totalmente recomendable que tus hijos usen casco cuando monten en bici. No todos los estados en USA tienen leyes que obliguen al uso del casco. En algunos estados no hay una ley estatal pero sí puede haber una ley local o del condado.

Entre los estados o ciudades que las tienen, algunos solo obligan al uso del casco en los niños, pero no en los adultos (la edad varía, pero el límite suele estar en general entre los 16 y los 18 años).

Una situación más delicada para todo usuario de bicicleta es utilizarla cuando cae la noche. Si no se ve al ciclista la probabilidad de sufrir un accidente, golpeado o arrollado por otro vehículo, es mucho mayor. Es vital hacerse visible. Para ello es recomendable utilizar ropas claras y alguna prenda con partes reflectantes (puede ser un chaleco, o pueden ser elementos reflectantes en la mochila, zapatos o casco).

Es muy importante también que la bicicleta esté preparada para circular de noche. Tiene que llevar reflectantes en diferentes partes, que capten la luz de los faros de los automóviles. Lo mínimo es un reflectante en la parte trasera, de color rojo, un par de reflectantes en el lateral, en las ruedas, de color naranja, y un reflectante en la parte delantera, de color blanco.

También es imprescindible llevar luces, además de los reflectantes. Una detrás, de color rojo, y una delante, de color blanco. La luz puede ser fija o intermitente, pero debe llevarse encendida. Hoy en día con los sistemas de iluminación LED las baterías de las luces de bicicleta duran más tiempo, y además son recargables.

No olvides esto, y háblalo con tu hijo. Que sea visto al circular de noche puede salvarle la vida.

Back to top