Skip to Content

¿Es más seguro que mi hijo vaya al colegio en autobús escolar o en coche?

¿Es más seguro que mi hijo vaya al colegio en autobús escolar o en coche?

01/09/2017

Como padres de niños en edad escolar nos podemos (y debemos) plantear la cuestión de la seguridad vial a la hora de desplazarse al colegio. Ya sea caminando, en autobús escolar o urbano, o en coche, los niños deben realizar ese trayecto de la manera más segura, siempre respetando las normas y evitando conductas de riesgo.

Puede suceder que nuestra preocupación por la seguridad de los niños nos lleve a preguntarnos qué es más seguro, si el transporte escolar en autobús, o bien llevarlos al cole en nuestro coche, y la respuesta es compleja. Ambas maneras son seguras, siempre y cuando se cumpla con la normativa vigente y, en el caso específico del autobús escolar, si estamos hablando de un servicio que cuente con todos los requisitos de obligado cumplimiento como los sistemas de retención infantil o el acompañante, en caso necesario.

Para poder confiar la seguridad de nuestros hijos al sistema de transporte escolar, tendríamos que conocer el contenido del contrato de transporte del centro educativo con la empresa que proporciona el servicio. Eso lo podemos conseguir si colaboramos con la asociación de padres y madres de alumnos (AMPA) del colegio de nuestros hijos, además de velar porque se cumplan los requisitos mínimos de seguridad.

El autobús es uno de los medios de transporte más seguros, estadísticamente más seguro que el coche particular. Si dicho vehículo cuenta, para su uso escolar, con sistemas de retención infantil homologados y además cuenta con un acompañante cualificado que vele por la seguridad de los menores, que asista a los niños con discapacidad y que sea capaz de organizar a los niños en sus asientos, asegurar sus mochilas y enseres, y guiar la subida y bajada del autobús con toda seguridad, no hay por qué temer nada.

El caso del coche particular nos parece, a todos, más cercano y seguro. Esto es así porque se trata de un espacio controlado y guiado por nosotros mismos, en el que tenemos el control y nos encargamos de cumplir las normas con seguridad.

El uso del coche particular para el transporte escolar de nuestros hijos tiene sentido si no existe la opción del autobús, por ejemplo, pero también tiene sus desventajas: el aumento de tráfico en las inmediaciones del colegio, atascos y enfados, la escasez de sitio para aparcar o estacionar, el estrés de dejar a los niños en el menor tiempo posible y no llegar tarde al trabajo…

Además de esto, hemos de tener en cuenta los riesgos del coche particular como transporte, sobre todo en lo que respecta a posibles errores a la hora de ajustar el SRI de los pequeños, ya que en general una colocación incorrecta del SRI tiene consecuencias graves en caso de colisión, por lo que ambos medios de transporte tienen sus ventajas y desventajas.

En igualdad de condiciones, no debería haber diferencia alguna de seguridad entre el transporte escolar y el coche particular.


Ayúdanos a conseguirlo

Back to top