Skip to Content

Así se gestiona el transporte escolar en EEUU

Así se gestiona el transporte escolar en EEUU

Por el mero hecho de ser una red de transporte escolar tan grande, los accidentes se suceden cada año. En torno a 1.000 estudiantes al año sufren heridas relacionadas con el transporte escolar, ya sea provocadas en el propio transporte, por el ómnibus, o por vehículos que circulan en el entorno del transporte. La mayor parte de los accidentes son causados por el atropello del ómnibus a los escolares, y suceden por distracciones de los conductores, o porque estos no ceden el paso.

La preocupación por mantener un sistema de transporte escolar seguro está a la orden del día en los EE.UU., y todo el mundo debe cumplir con la legislación y respetar a los autobuses y ómnibus escolares: desde los propios conductores, pasando por los escolares, los conductores de otros vehículos y hasta los peatones.

El camino a casa, el más peligroso

El camino desde el autobús a casa, a la vuelta del colegio, es el que más riesgo ofrece a los estudiantes, y es en él donde se han producido más accidentes, algunos de ellos fatales. Es por eso que existen una serie de reglas básicas de seguridad para el transporte escolar en EE.UU. (recogidas de la web de la National Association of School Psychologists):

De camino a la parada del autobús:

  • Estar alerta; llegar a la parada del autobús por lo menos 5 minutos antes.
  • Obedecer siempre todas las luces y señales de tráfico.
  • Planificar caminar con compañeros de clases siempre que sea posible, dando cara al tráfico.
  • Cruzar las calles siempre usando el paso de peatones y las intersecciones.
  • Mirar a ambos lados antes de cruzar la calle.

En la parada:

  • Mantener una distancia apropiada de la curva.
  • No empujar o dar codazos al subir o bajar del autobús, y usar siempre los escalones y pasamanos.
  • Obedecer siempre al conductor del autobús, y esperar que dé las señales para cruzar.
  • Cruzar siempre por lo menos 3 metros por delante del autobús escolar.
  • Nunca, nunca, arrastrarse debajo del autobús.

En el autobús:

  • Tomar su asiento tranquila y rápidamente, permanecer sentado y no levantarse del asiento mientras el autobús esté en movimiento.
  • Mantener los pies en el suelo y nunca extender las manos, brazos o cabeza, o ningún objeto fuera de la ventana del autobús.
  • Hablar en voz baja, ser cortés con el conductor del autobús y con los compañeros, y tratar de no distraer al conductor con malos comportamientos.

Lógicamente, al transportar a unos 54 escolares por autobús es muy difícil que todos ellos mantengan la compostura, hablen en voz baja, no distraigan al conductor y viaje todo lo tranquilos que sería deseable, pero considerando las víctimas (tanto heridos como fallecidos) en relación con la inmensidad de la red de transporte escolar, vemos una red muy evolucionada.

Algo que nos puede resultar curioso es que en los EE.UU. los maestros no puedan, por ley, hacerse cargo de grupos de estudiantes tan grandes como los que deben supervisar los conductores del autobús escolar.

Para saber más : Claves para ir andando al colegio de forma segura según SafeKids

Back to top