Skip to Content

Así ha evolucionado la siniestralidad vial infantil en los últimos años en España

Así ha evolucionado la siniestralidad vial infantil en los últimos años en España

13/11/2019

En nuestro país la siniestralidad vial infantil regresa poco a poco a la tendencia a la baja que llevábamos en los últimos años. Los dos pasados ejercicios (2016 y 2017, ya que los datos que presentaremos se refieren a 2018), la mortalidad infantil en la carretera aumentó, y ahora estamos de nuevo en la senda descendente.

Sin embargo, siguen siendo demasiados. Un solo niño fallecido en un incidente de tráfico es demasiado, algo que se aleja de nuestro Objetivo Cero Víctimas.

Echando la vista atrás, podemos comprobar la evolución de la siniestralidad vial infantil desde el año 1990 y dar fe de que estamos en el camino de lograr el objetivo, pero todavía nos falta.

Si nos fijamos en los cambios en la infraestructura, entonces apenas se contaba con las autovías actuales (la mayoría no existían, o estaban incompletas) y nos movíamos por las carreteras nacionales, más peligrosas per se que las autovías modernas.

Si nos vamos a la tecnología aplicada al automóvil, los avances en seguridad activa y pasiva en los coches son enormes, desde los neumáticos hasta los sistemas más avanzados, como los que permiten la frenada de emergencia autónoma.

Si contamos, también, los avances en sillas de coche (desde los materiales hasta las nuevas homologaciones) y, por supuesto, la mayor concienciación social acerca del uso del cinturón y los Sistemas de Retención Infantil, podemos entender la reducción tan importante en siniestralidad en los últimos 30 años.

Evolución fallecidos y heridos menores de 15 años 

Un dato que, sin duda, nos ayudará a comprender la evolución de la siniestralidad vial infantil en los últimos años es que, a partir de 1990, el cinturón de seguridad se volvió obligatorio en todas las plazas del coche. A partir de ese momento, y gracias también a progresivas campañas de concienciación sobre el uso de la silla de auto, la siniestralidad descendía progresivamente para llegar a los datos del pasado 2018: 25 fallecidos y un total, entre fallecidos y heridos de 356 niños menores de 14 años.

Sin embargo, esto no es suficiente. Un solo fallecido en la carretera es demasiado, es una tragedia, y todos debemos ser parte del esfuerzo común para lograr el Objetivo Cero, cero víctimas en las carreteras, cero víctima infantiles.

En el año 2018 fallecieron 25 niños de 0 a 14 años por causa de incidentes de tráfico, 10 fallecidos menos que el año 2017. En vías interurbanas fallecieron 14 niños, por 11 en vías urbanas. De los 25 fallecidos, 13 eran pasajeros, 11 peatones y uno era conductor de bicicleta. En total, se hospitalizó a 331 niños por incidente de tráfico, una cifra un 4% inferior a la de 2017. 

Del total de niños hospitalizados por estos motivos, el 64% tuvo el incidente en vía urbana y el 55% era un peatón. En relación con el uso de sistemas de retención infantil en niños menores de 12 años que viajaban en turismos y furgonetas, 8 de los 85 heridos hospitalizados no utilizaban sistema de retención infantil ni cinturón, y tampoco lo hacían 25 de los 3.308 heridos no hospitalizados.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top