Skip to Content

Analizamos en profundidad la siniestralidad vial infantil de 2016

Analizamos en profundidad la siniestralidad vial infantil de 2016

04/01/2018

El análisis de la siniestralidad vial infantil en 2016 es importante de cara a las acciones necesarias a seguir durante los próximos meses, siempre con el objetivo de reducir al mínimo posible esta siniestralidad y conseguir el Objetivo Cero.

Se puede decir que 2016 ha sido un año de transición en los fallecimientos del colectivo infantil con respecto a períodos anteriores, ya que a pesar de que las estadísticas no han crecido de manera notable, sí se han registrado un fallecido más que en 2015, así como un 14% más de heridos hospitalizados y un 5% más de heridos leves.

Esto puede deberse a múltiples variables, como podría ser una diferente distribución de los viajes en coche, un mayor volumen de vehículos en circulación u otros eventos muy difíciles de tomar en consideración.

Vale la pena analizar más en profundidad los números disponibles, que además reflejan el tipo de vía más peligroso, el vehículo y otros aspectos como el uso de la sillita infantil.

El pasado año fallecieron 28 niños (de edades comprendidas entre 0 y 14 años) en las carreteras españolas, mientras que fueron hospitalizados 385 menores heridos y 6.925 son los no hospitalizados. En puntos porcentuales con respecto al total de fallecidos, heridos hospitalizados y no hospitalizados, representan el 2%, 4% y 5%, respectivamente, de todas las personas accidentadas.

Es posible calcular el índice de letalidad en esa franja de edad. El índice o tasa de letalidad representa la proporción de personas fallecidas de entre todas las afectadas por un incidente vial, y en el caso de los niños entre 0 y 14 años se sitúa en 0,4. Para el resto de edades esta tasa de letalidad se eleva a 1,3.

Por sexos, el 54% de los fallecidos fueron niñas, mientras que si analizamos los heridos hospitalizados tenemos un 41% de mujeres y si no fueron hospitalizados tenemos a un 48% de niñas. 

Es en las vías interurbanas donde se registran la mayor parte de los siniestros de gravedad, pues en ese contexto fallecieron 21 de los 28 niños, mientras que en las vías urbanas se hace patente una mayor incidencia de las lesiones que requieren de hospitalización (62% de los niños) y de las lesiones más leves (64% de los niños).

Los niños que viajaban como pasajeros son mayoría en el caso de los fallecidos (20 de los 28) mientras que, si atendemos a los niños hospitalizados, el 52% eran peatones y solo un 38% pasajeros de un vehículo.

Es muy preocupante observar que 3 de los 18 niños fallecidos que viajaban en turismos o furgonetas no utilizaban ningún sistema de retención infantil o cinturón de seguridad, y de la misma manera tampoco lo hacían 6 de los 81 niños hospitalizados, ni 37 de los 3.484 niños no hospitalizados (en este caso hablamos de la franja de edad entre los 0 y 12 años).

Por último, destacamos el artículo ‘Seguridad vial infantil: retos y logros para llegar al ‘Objetivo Cero’, donde analizamos la situación actual y lo que queda por lograr para que ningún niño pierda la vida en la carretera.

Ayúdanos a conseguirlo
Back to top