Skip to Content

Análisis de la siniestralidad vial infantil en Estados Unidos y Europa

Análisis de la siniestralidad vial infantil en Estados Unidos y Europa

02/11/2016

En el mes de agosto se publicaron datos sobre la siniestralidad en Estados Unidos de los que se extrae que los decesos por accidentes de tráfico aumentaron un 7.8% durante 2015. De las 35.092 muertes registradas en accidentes de tráfico, un 7,9% se atribuyen a conductores menores de 20 años, y es precisamente ese rango de conductores –que están aprendiendo a hacerlo- los que más aumentaron también su siniestralidad. De todas las muertes, un 6% eran de menores de edad que por lo general no estaban usando bien el sistema de retención infantil.

La NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration) atribuye el aumento de los accidentes de tráfico al incremento del empleo en EEUU durante el último año pero también al abaratamiento del combustible. Es llamativo que después de varios años descendiendo el número de siniestros, durante el año pasado no solo no descendieron sino que aumentaron llamativamente, un hecho que no sucedía en esta proporción desde 1966.

Además de estos dos factores, la NHTSA atribuye el incremento de los accidentes al mayor número de conductores jóvenes (que han sido un 8% de los fallecidos) y al aumento de los viajes de ocio.

No obstante, las cifras no son tan alarmantes como las de hace diez años, cuando fallecieron cerca de 43.000 personas en las carreteras estadounidenses. La NHTSA atribuye esta disminución en la siniestralidad al aumento del uso de los cinturones de seguridad (que no son obligatorios) y a las mejoras en los vehículos. De entre las muertes que se produjeron en 2015, la mitad de ellas eran de ocupantes de vehículos que no llevaban puesto el cinturón de seguridad.

Las causas de los accidentes pueden ser atribuidas en gran medida a errores humanos, siendo un tercio de ellas causadas por conductores ebrios o personas que superaban el límite de velocidad. Y uno de cada diez incidentes tenía que ver con una distracción del piloto.

La seguridad infantil en los accidentes de EEUU durante 2015

En el caso de los niños, en casi todos los estados se regula que deben usar algún sistema de retención infantil aunque depende del estado donde circules. Este uso casi generalizado de SRI ha conseguido que los decesos infantiles sean cada vez menores, sobre todo si comparamos las cifras con las muertes de conductores o de otros pasajeros del vehículo.

Sin embargo, según datos del Departamento Americano de Transporte, aún hay un 37% de niños entre 4 y 7 años que no usan bien los sistemas de retención infantil. De ellos un 28% usaban cinturón de seguridad pero un 11% no usaban ninguna medida de retención en absoluto. Según su información, había un 13.6% de niños de entre 1 y 3 años que no usaban correctamente sus sillitas o que habían pasado a sillas más grandes, lo que supone un riesgo porque no retienen igual de bien a los pequeños, lo cual ha supuesto un aumento en sus lesiones y fallecimientos en caso de accidente.

Desde la NHTSA recuerdan que “cuando los niños no están abrochados o están en un asiento que no se usa correctamente, su seguridad está en peligro”, y continúan haciendo campañas para cambiar esta situación, como la Child Passenger Safety Week o la National Seat Check Saturday (ambas celebradas en septiembre). Con esto quieren llamar la atención de los padres y cuidadores para mejorar la seguridad infantil en los desplazamientos por carreteras.

La seguridad vial infantil en Europa

En Europa la tasa de accidentes es menor que en Estados Unidos, si la ajustamos proporcionalmente a la población. Si en Norteamérica tenemos 10,6 accidentes por cada 100.000 habitantes, en la Unión Europea estas tasas disminuyen hasta 9,3. 

Las causas de esta reducción son atribuibles a la obligatoriedad del uso de cinturón de seguridad en casi todos los países y la regulación de los sistemas de retención infantil que han conseguido disminuir drásticamente las cifras de niños heridos y fallecidos en los casos en los que usaban una sillita.

De hecho, en Europa, durante el año 2014 las víctimas mortales de accidentes se cifraron en 25.900,  de los cuales solo unos 650 eran menores de 15 años según datos de la Unión Europea. En la mayoría de estados que la componen es obligatorio el uso de sistemas de retención infantil al menos hasta que cumplen los 4 años, llegando a ser obligatorio en muchos casos hasta que superan el 1.20 o el 1.50 de estatura.

Los países europeos con mayor siniestralidad infantil son Francia, Polonia y Rumanía, que cerraron el año 2014 con cerca de un centenar de fallecidos menores de edad. No obstante, estos decesos no se pueden atribuir a leyes más permisivas con los sistemas de retención infantil ya que son obligatorios hasta los 10 años en el país galo y hasta los 12 años en los otros dos Estados.


Ayúdanos a conseguirlo

Back to top