Skip to Content

Lo que puede ahorrar un país con más Seguridad Vial

DefaultAlt

Los accidentes de tráfico son uno de los principales problemas de los países desarrollados. En toda la Unión Europea, cada año mueren más de 40.000 personas como consecuencia de ellos y más de 150.000 quedan discapacitadas de por vida. En España, 1.126 personas perdieron la vida en las carreteras en 2015.

En lo que respecta a los niños (0-14 años), un total de 46 menores fallecieron, otros 410 resultaron heridos graves y 5.502 leves en 2013, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT). Además, por su fragilidad, los niños suelen ser los más afectados en los accidentes de circulación con víctimas. En países como México, por ejemplo, la pérdida de los padres debido a las colisiones es la segunda causa de orfandad infantil.

Es indudable que el sufrimiento de las víctimas de los accidentes graves de tráfico no puede expresarse en términos económicos. Tampoco ninguna cantidad de dinero puede compensar la pérdida de un familiar o el que haya quedado con una invalidez permanente. Sin embargo, estimar los costos económicos de los siniestros en carretera es fundamental para realizar las inversiones adecuadas para prevenirlos.

Un coste de casi el 1% del PIB  


El informe Seguridad Vial 2015, publicado por la OCDE en octubre de 2015, señala que los accidentes de tráfico costaron a España 9.640 millones de euros en 2013. Este monto se refiere al gasto derivado de la atención -incluida la sanitaria- a todo tipo de víctimas y supone, según el documento, el 0,94% del Producto Interior Bruto (PIB). 


El desglose de los datos de la OCDE revela que la mayor partida se dedicó a los hospitalizados: casi 4.190 millones de euros. A esta le siguieron los 3.140 millones destinados a los heridos y los 2.310 millones para las víctimas mortales. "No se incluyen aquí los importes derivados de los daños a la propiedad privada", explica el organismo.


Las cifras de la OCDE se basan en el estudio El valor monetario de una vida estadística en España. Estimación en el contexto de los accidentes de tráfico, realizado en 2011 por la Universidad de Murcia y la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, y financiado por la DGT. Tal investigación concluyó que en 2011 el coste de una víctima por accidente de tráfico en España fue de 1,4 millones de euros en el caso de un fallecido, 219.000 de un herido grave y 6.100 de un herido leve.


Si bien es cierto que el número de víctimas de siniestros en España se ha reducido sustancialmente en los últimos años, se trata de unas cantidades económicas que, al margen de la tragedia humana que suponen los accidentes, ninguna sociedad desarrollada debería poder permitirse. Y ponen en evidencia la necesidad de adoptar más medidas destinadas a la prevención de los siniestros en las carreteras.

‘Objetivo Cero’ accidentes

En esta línea, la Fundación Mapfre se ha propuesto reducir a cero los accidentes de tráfico en ciudad para 2030 y en carretera en 2050. “Es un reto totalmente alcanzable. Es realista a medio plazo”, según el director del Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación Mapfre, Jesús Monclús. 


Para ello, recomienda 23 medidas, entre las que figuran el fomento del uso de las autopistas y de las nuevas tecnologías en los vehículos, la formación en primeros auxilios o la educación vial continua. Y a través de la campaña Objetivo Cero trata de concienciar sobre los peligros y responsabilidades de los conductores al volante en lo que se refiere a drogas, alcohol, velocidad, distracciones, utilización del casco o sistemas de retención infantil.


Dentro de su Objetivo Cero Niños en Peligro, subraya que los asientos infantiles son la mejor opción para proteger a los menores, pues previenen entre el 50 y el 80% de todas las lesiones en caso de siniestro.


727x103-boton-ayudanosaconseguirlo.png

Back to top