Skip to Content

¿A qué accidentes están expuestos los niños según las diferentes edades y cómo prevenirlos?

¿A qué accidentes están expuestos los niños según las diferentes edades y cómo prevenirlos?

05/01/2017

Cada día fallecen por causas involuntarias 2.300 niños en todo el mundo. De hecho, los accidentes son la primera causa de muerte en niños de 5 y 18 años en Europa. La Asociación Española de Pediatría y Fundación MAPFRE han elaborado la ‘Guía para padres. Prevención de lesiones no intencionadas en la edad infantil’, con el objetivo de dar a conocer los riesgos más frecuentes a los que están expuestos los niños y ofrecer una serie de recomendaciones para prevenir y evitarlos. 

En España, solo en 2014, fallecieron 149 niños menores de 15 años como consecuencia de lesiones de todo tipo. Los accidentes que con mayor frecuencia causan la muerte en menores son los accidentes de tráfico (23,7%) y los ahogamientos (20%), seguido de caídas (13%) e incidentes relacionados con el fuego, como quemaduras e intoxicaciones (9%).

EL TIPO DE ACCIDENTE MÁS FRECUENTE VARÍA SEGÚN LA EDAD

La mencionada guía analiza los accidentes más frecuentes por edades. Así, podemos ver que los menores de 6 meses sufren sobre todo caídas. La mayor parte de estas caídas se producen desde el cambiador y la cama. Le siguen las lesiones por accidentes de tráfico, que se producen en su mayor parte por no usar o no utilizar correctamente los sistemas de retención infantil. 

Caídas, golpes, atragantamientos y quemaduras destacan especialmente en los niños de 6 meses a 3 años. ¿El motivo? La mayor movilidad que adquiere el pequeño, que todo se lo lleven a la boca, que empiecen a utilizar el andador (totalmente desaconsejado), que jueguen con juguetes no homologados…

Las intoxicaciones están especialmente presentes en niños de 12 meses a 3 años. Se producen especialmente por la ingesta de medicamentos y productos de limpieza, así como por dormir junto a estufas y braseros.

Los niños de 3 a 6 años se lesionan con más facilidad como resultado de realizar mayor actividad física, subir y bajar escaleras con facilidad, correr con soltura y llamar la atención de los mayores; mientras que los niños de entre 7 y 12 años hay que hacer hincapié en evitar ciertas conductas relacionadas con el fuego, la electricidad y el gas, los juegos peligrosos, no utilizar el ascensor sin ir acompañado, hacer deporte con la protección adecuada…

¿CÓMO PREVENIR CAÍDAS, QUEMADURAS Y AHOGAMIENTOS?

Constancia, concienciación, vigilancia, hacerle ver al menor lo peligroso de ciertos comportamientos… La mayor parte de los accidentes son evitables. Hemos hablado en muchas ocasiones de cómo evitar lesiones en niños en accidentes de tráfico llevando un correcto sistema de retención infantil y colocándolo adecuadamente. A continuación, abordamos algunas recomendaciones para 3 de los principales tipos de accidentes:

-Caídas: son las lesiones más frecuentes en niños. Aunque la mayoría no tiene consecuencias físicas, hay que prevenirlas, ya que son la tercera causa de muerte por lesión no intencionada en la Unión Europea en menores de 19 años y la primera causa de ingreso por lesión accidental.

Consejos: Se recomienda utilizar vallas protectoras en escaleras, y colocarlas correctamente, así como instalar sistemas de seguridad en las ventanas y balcones. Además, hay que colocar todos aquellos muebles a los que puedan trepar lejos de las ventajas y no dejar nunca al niño solo en un lugar alto como la cama, el sofá o el cambiador. 

Tampoco se recomienda la utilización de andadores y se debe sujetar siempre al niño con las cinchas de seguridad en tronas, balancines, hamacas… En equipamiento con arneses elegir arneses de cinco puntos y retirar de casa todos los objetos que pueden producir caídas, como alfombras.

También se debe evitar que el niño camine con el suelo mojado, utilizar topes para los muebles con esquinas y cantos agudos y colocar algún elemento amortiguador de caídas junto a la cama o cuna. 

-Quemaduras: los accidentes causantes de quemaduras son la cuarta causa de muerte violenta en la infancia, y son especialmente frecuentes en niños entre los 12 y los 24 meses de vida. 

Consejos: para evitar las quemaduras eléctricas se aconseja instalar en todos los enchufes de la casa artículos de seguridad específicos. No debemos manipular enchufes ni cableado cuando los niños nos vean. 

Además, hay que desenchufar los electrodomésticos si no se utilizan y evitar el uso de alargaderas y conexiones de enchufes múltiples.

Para evitar quemaduras solares, se desaconseja permanecer al sol en las horas más peligrosas (de 10 a 16:00 horas). Se debe utilizar protección solar y cubrir a los niños más pequeños con camisetas y sombreros. Los niños deben estar a la sobra y los bebés menores de 6 meses nunca deben estar bajo los rayos director del sol. 

Para las quemaduras térmicas, se recomienda la utilización de detectores de humo. Por supuesto, los niños deben estar alejados de cerillas, mecheros, líquidos inflamables…

Para evitar escalduras o quemaduras por líquidos calientes, se aconseja evitar que los niños entren en la cocina para que no pueden coger utensilios como los mangos de las sartenes y cazuelas. También hay que ser precavido en el baño, midiendo la temperatura del agua de la ducha. Hay que recordar que lo que para nosotros puede ser agua templada a un niño puede provocarle quemaduras. Nunca se debe dejar solo a un niño en el baño. También hay que alejar objetos eléctricos de la bañera y colocar pegatinas antideslizantes en el suelo de la bañera. 

-Ahogamientos: Cada hora de cada día 40 personas pierden su vida por ahogamiento. Además, los ahogamientos son una de las 10 principales causas de muerte en personas de 1 a 24 años en todas las regiones del mundo.

Consejos: Hay que vigilar a los menores en todo momento mientras estén en el agua o jugando cerca de ella, elegir siempre lugares seguros para bañarse, hay que conocer y respetar siempre las indicaciones de seguridad, saber realizar primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar y educar y enseñar a los niños para que no se bañen solos y hagan un uso responsable de las piscinas y playas. 

Recomendamos el artículo ‘Prevención para niños este verano: ¿cómo evitar ahogamientos?’ donde ofrecemos consejos importantes para prevenir este tipo de accidentes en los más pequeños.


Ayúdanos a conseguirlo

Back to top