Skip to Content

Los accidentes de tráfico son la causa número 1 de muerte en los adolescentes entre 15 y 17 años

Accidentes tráfgico jóvenes

En el mundo los accidentes de tráfico son la primera causa de mortalidad para los adolescentes de entre 15 y 17 años. A estas edades los chicos tienen mayor independencia de sus padres, se desplazan más, utilizan la bicicleta para moverse e incluso se convierten en conductores, al usar ciclomotores y motocicletas de poca cilindrada.

Lo más importante para evitar estas tragedias es la educación vial. Esta debe comenzar desde que son pequeños, y es la familia el punto de partida fundamental para ello. Desde niños hay que inculcar, de manera natural, día a día y con el ejemplo, la precaución, el respeto de las normas, de los semáforos y de los pasos de peatones.

Hay que enseñar a los jóvenes que el uso del casco no es opcional cuando se circula en moto, es imprescindible, en todo momento y en todas partes, pues salva vidas. Da igual que estemos en un pequeño pueblo, que sea verano y haga calor, o que los chicos y chicas estén con los amigos y quieran estar guapos y no despeinarse: hay que usar el casco siempre.

Es importante asegurarse de que los adolescentes conductores sean precavidos, no corran más de lo debido, miren bien antes de realizar cualquier maniobra y la señalicen. A estas edades no suele funcionar bien la imposición de tal o cual norma, es mejor que los padres le expliquen a sus hijos por qué es necesario hacerlo de esa manera y que ellos mismos lo asimilen.

Los adolescentes comienzan a tener contacto con el alcohol, y a veces también con otras drogas, en ocasiones consiguiendo esquivar las prohibiciones de consumo. Es importante que los padres vigilen si sus hijos consumen este tipo de sustancias. De nuevo con una actitud paciente y constructiva, es importante que los padres expliquen los peligros de estas sustancias a los chicos, pero sobre todo que hagan hincapié en que es incompatible conducir con su consumo.

Para cuando vuelvan a casa de noche, hay es importante que tengan el cuidado de hacerlo por zonas bien iluminadas, y si no es posible, que se hagan ver: que lleven alguna luz o alguna prenda reflectante. Se producen atropellos de noche por falta de visibilidad. Si conducen una bicicleta o moto es todavía más importante: una bicicleta tiene que llevar luces de posición si va a usarse de noche, tanto delante como detrás.

Back to top