Skip to Content

50.000 firmantes piden que sea obligatorio el uso de sillitas en el transporte escolar

50.000 firmantes piden que sea obligatorio el uso de sillitas en el transporte escolar

27/09/2017

El uso de un sistema de retención homologado en los autocares es obligatorio para todos los vehículos nuevos desde el año 2007, pero si nos referimos a sistemas de retención infantil, la ley no indica nada al respecto. Es más, no está contemplado como tal el uso de este tipo de dispositivos en los autocares y, por añadidura, no se especifica cómo deben ser transportados los menores de tres años, lo cual supone un problema desde el punto de vista de la seguridad vial.

Esto significa que las empresas que ofrecen servicios de transporte escolar son las que eligen instalar, o no, sistemas de retención adecuados a los más pequeños, puesto que la ley no les obliga a ello. A pesar de que una compañía de autobuses no esté obligada a disponer de sillas infantiles en sus autobuses, sí que tenemos el derecho a utilizar nuestra propia sillita, siempre que esté homologada, sea compatible y se pueda anclar al asiento.

Existen algunas soluciones prácticas que ponen en marcha algunas empresas. El Pequebús de ALSA es una de las iniciativas que comentamos en su momento, un bus escolar con sillas desde los grupos más pequeños, adaptado para el transporte de bebés y niños hasta los 5 años de edad. Sin embargo, estas iniciativas son las menos frecuentes, y una gran parte de la flota de transporte escolar en España no dispone de ningún elemento de protección aparte del cinturón de seguridad.

Para tratar de incrementar la seguridad de los pequeños, la Asociación Nacional de Seguridad Infantil inició hace unos años una petición en la plataforma change.org para solicitar formalmente a la Dirección General de Tráfico que se preocupara por ofrecer mayor seguridad a los menores que a diario emplean el autobús para desplazarse a los colegios.

Esta petición se basa en el hecho de que, ya que los sistemas de retención infantil son obligatorios en los vehículos particulares, así deberían serlo también en los transportes escolares. La realidad de los mismos es compleja al tener que adaptarse a las necesidades específicas de cada niño, disponiendo en cada momento de asientos de diferentes tamaños. Pero esa no es una dificultad insalvable y por ello la petición sigue abierta, contando con casi 50.000 firmas en estos momentos.

Sería un gran paso en la seguridad vial de los más pequeños el disponer de las herramientas necesarias para lograr generalizar el uso de los SRI en los transportes escolares, y es importante que las compañías tengan los alicientes necesarios para lograr ese fin. Además, un buen sistema de retención infantil adaptado al autobús sería ideal para lograr el objetivo, puesto que, a pesar de que las sillas de auto son compatibles con el autocar, un sistema pensado para ellos sería mucho más versátil y cómodo de utilizar.


Ayúdanos a conseguirlo

Back to top