Skip to Content

A 25 grados en el exterior y durante 10 minutos, lo suficiente para que un niño sufra un golpe de calor dentro del coche

A 25 grados en el exterior y durante 10 minutos, lo suficiente para que un niño sufra un golpe de calor dentro del coche

09/06/2016

¿Qué puede ocurrir si dejamos a nuestro hijo en el interior del vehículo durante este verano? Aunque sólo sean 10 minutos las consecuencias pueden ser muy graves. Y es que permanecer ese tiempo dentro de un vehículo a una temperatura exterior cercana a los 25 grados puede ocasionar un golpe de calor, una circunstancia que se manifiesta con mareos, vómitos, dolor de cabeza y taquicardia. Fundación MAPFRE y la Asociación Española de la Pediatría han elaborado un informe abordando esta problemática y ofreciendo una serie de recomendaciones.

Un día soleado con una temperatura moderada de poco más de 20 grados en el exterior puede incrementar la temperatura de los coches hasta superar ampliamente los 40 grados en su interior, poniendo en riesgo la vida de los niños que, por “ser sólo un instante” o por entrar ellos a jugar en los vehículos se quedan solos dentro de los mismos, algo que sucede con mucha frecuencia.


Para evitar golpes de calor, recuerda

Jesús Monclús, Director de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, insiste en que “los padres tendemos a pensar que este tipo de desgracias les suceden a otros, pero lo cierto es que nos pueden suceder a cualquiera”. Debemos tener en cuenta que “bajar un poco las ventanillas apenas reduce la temperatura en el interior, donde se pueden alcanzar con facilidad los 50 o 60 grados’. De hecho, “ciertos revestimientos o elementos interiores pueden alcanzar temperaturas superiores a los 80 grados, suficientes para producir una quemadura por contacto”.

Según la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB), los golpes de calor acaban todos los años con la vida de muchas personas. Por este motivo, si observamos a niños y personas mayores, que son los dos colectivos más vulnerables, en el interior de un vehículo, con riesgo de sufrir un golpe de calor, lo primero que hay que hacer es avisar a los servicios de emergencia, es decir al 112. En caso de ser necesario, también se recomienda abrir el automóvil, pero haciéndolo siempre de forma segura, por ejemplo rompiendo el cristal de una ventanilla que esté lo más alejada posible del menor.

María Jesús Esparza, pediatra y Secretaria del Comité de Prevención de Lesiones Infantiles de la Asociación Española de Pediatría, advierte que los principales síntomas de los golpes de calor son el la fiebre o incremento de la temperatura corporal por encima de los 40 grados, así como la debilidad, mareos, vómitos, dolor de cabeza intenso y taquicardia. Además, a diferencia de la insolación, la piel está seca y muy caliente”.

La mayoría de las víctimas por hipertermia tienen menos de 5 años. Según Esparza, “esto se debe principalmente a que su temperatura corporal se incrementa mucho más rápido que en un adulto y su sistema respiratorio, que aún se encuentra en desarrollo, también les hace más vulnerables al calor”.

Así es cómo varía un vehículo expuesto a la luz solar:

Vehículo expuesto a la luz solar


¿CÓMO REACCIONAR ANTE UN GOLPE DE CALOR?

María Jesús Esparza destaca que “si el menor está consciente, hay que tumbar al niño boca arriba en un lugar fresco, aflojarle la ropa, colocarle compresas frías y ofrecerle agua”. Tan pronto como se recupere es importante trasladarle a un centro sanitario para que lo examine un médico. 

Si por el contrario está inconsciente, “se debe avisar inmediatamente al 061 o al 112 y, si no respira, iniciar maniobras de reanimación cardiopulmonar pediátrica básica”.

Es importante evitar sumergirlo directamente en agua helada, ya que la disminución súbita de la temperatura corporal podría ser perjudicial. Tampoco se aconsejan realizar friegas con alcohol, pues el alcohol podría absorberse a través de la piel del niño y provocar una intoxicación etílica.

Debemos tener en cuenta que aunque la víctima se recupere, es importante trasladarla a un centro sanitario para que se le practique una valoración médica.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR DESGRACIAS
Las prisas, la cabeza en otro sitio… muchos son los factores que pueden influir a la hora de olvidarse a un niño en el coche y, como hemos visto, las consecuencias pueden ser fatídicas. Con el objetivo de evitar que esto ocurra, os ofrecemos unos consejos:

-Cree sus propios hábitos o costumbres que le sirvan como recordatorios, por ejemplo, colocando algún elemento u objeto en la parte de atrás del coche, junto a su hijo. Algo que necesite en su destino final. Recuerda que los objetos no deben suponer ningún peligro en caso de frenazo o colisión. 

-Coloque algún objeto del pequeño en la zona del copiloto, cerca del bolso o similar. De esta forma, también será más fácil acordarnos si lo podemos llegar a visualizar en nuestra salida del coche.

-Actualmente se están creando muchos productos y dispositivos encaminados a evitar este tipo de despistes. Así, por ejemplo, destacamos CarMinder, que consta de un altavoz manos libres Bluetooth y un sistema de alerta. El dispositivo se sincroniza con el teléfono móvil. De esta forma, nos puede enviar una alerta. Si hemos cerrado el coche y nos hemos alejado, nos avisa en caso de escuchar algún sonido. El sistema es una alarma por voz, es decir, se activa si escucha una voz en el interior. Además, envía un recordatorio al teléfono móvil.

Otro producto es Gabriel, un sistema que está formado por una alfombrilla de presión que se coloca debajo de la silla de retención infantil y un pequeño aparato similar a un llavero que se sitúa con las llaves del coche. Este producto cuenta con el apoyo de la marca Opel. Si apagamos el motor y nos alejamos 5 metros sin haber retirado al bebé de la sillita (se sabe por la presión que ejerce sobre la alfombrilla), se activa la alarma del llavero.

Riesgos del calor en el interior del coche


Ayúdanos a conseguirlo

Back to top